Mind Training: “Las Distracciones”

Captura

 

¿Cómo entrenar la mente de los peques ante las distracciones a través del juego? A principios del año 2018 desarrollé un juego para este fin, si optas por probarlo me encantará saber tu opinión. Aquí una breve descripción:

“En este juego se trata de detectar cuántas veces te distraes y diferenciar qué tipo de interrupción ocurrió. El punto de partida es la atención a la respiración. Cada vez que detectes una distracción tendrás que levantar la mano y tocar, según el tipo de distracción, la E (Emociones), P (Pensamientos) o S (Sensaciones físicas). Puedes ajustar el tiempo y si quieres activar música (tecla SPACE) o desactivarla (flecha hacia arriba).
Puedes pasar directamente a jugar o, si lo prefieres, puedes dejar que dos amigos muy especiales te expliquen las instrucciones.
Por último, consideramos que este juego puede ser una herramienta complementaria para ayudar a los docentes a trabajar la atención de sus alumnos. Pensamos que el juego puede estar dirigido a alumnos de entre 6 y 12 años. En todo caso, el alumno debe de estar familiarizado con las emociones y saber distinguir entre las básicas.”

Link del videojuego –>

//scratch.mit.edu/projects/embed/203087772/?autostart=false

Anuncios

Conecta con el momento presente: 5-4-3-2-1

En esta entrada te presento una técnica muy simple para poder conectar con el momento presente en cualquier lugar y situación. Quizás el aspecto más complejo es darse cuenta que estás funcionando en modo “piloto automático”. Cuando quieras darte un respiro y salir de ese estado para volver al momento presente, te propongo el ejercicio del 5-4-3-2-1. ¿En qué consiste? Haz una respiración profunda y sigue este diagrama:

5_4_3_2_1

¡¡Enhorabuena!! Has estado presente unos segundos en un contexto que parecía imposible a priori 😉

4ª Edición Reto Mindfulness

Cerramos inscripciones hoy 28 de Febrero.

El 5 de Marzo empezamos. Durante 7 días realizaremos el reto juntos. Cada día os habilitaré material (audio, vídeo, escritos, etc.) para ayudaros en la toma de contacto con la técnica meditativa de la atención plena (mindfulness). Por experiencia propia, sé que una técnica se transforma en hábito cuando percibimos los efectos positivos en nosotros. La intención de este reto, es iniciaros y que percibáis el efecto beneficioso que sucede tras 7 días de meditación. Si después de este reto, alguno de vosotros percibe los beneficios y opta por integrarlo en su vida, mi granito de arena habrá merecido la pena.

Dirigido a: Personas que quieren trabajar en su crecimiento personal e incorporar la capacidad de estar presentes en sus vidas.

Tiempo estimado de dedicación diaria: 30 min

Duración: 7 días

Material: El material del Reto lo he publicado totalmente libre en el siguiente link: Curso

Precio: 10 euros

Modalidad: Online, os habilitaré una red social para compartir vuestra experiencia con el resto de compañeros y compartiré con vosotros la mía.

Requisitos: Tener conexión a internet durante los 7 días del reto. El reto se realizará al llegar a un número mínimo de inscritos y las reservas se harán por orden de inscripción.

¿Quién lo dirige?

Germán Ramos es ingeniero en informática y tiene una larga experiencia con la meditación. Empezó en el 2010 con la práctica del Mindfulness y desde entonces ha continuado formándose y practicando. También ha impartido talleres y cursos de Mindfulness en varios centros. Ha realizado varios retiros de meditación Vipassana. También tiene formación oficial en Coaching (ICF) y Máster en PNL (AEPNL).

Para apuntarte y reservar tu plaza, deberás de abonar el importe mediante el siguiente botón:

btn_buynowCC_LG

Y rellenar el siguiente formulario con sus datos:

Todo cambia

Todo cambia

En el artículo de hoy te propongo la siguiente meditación:

  • Para esta actividad necesitarás 15 minutos. Encuentra un lugar tranquilo y desactiva todas las posibles interrupciones. La calidad del momento y espacio que elijas, influirá sobre el resultado que experimentes.
  • Realiza un par o tres de respiraciones profundas. Siente como el aire entra y sale por tus fosas nasales.
  • En esta meditación estarás con los ojos abiertos mientras visualizas el siguiente vídeo (si en algún momento tu mente se distrae, vuelve a conectar con tu respiración y con el vídeo):

video

  • Por último, agradece estos instantes que te has dedicado para llevar a cabo la experiencia.

Preguntas de reflexión

  • ¿Qué emociones, sensaciones físicas o pensamientos experimentas al finalizar la práctica?
  • ¿Hay alguna experiencia/persona/lugar en tu vida a la que te aferres y que deseas que no cambie? ¿Qué sientes y piensas después de finalizar la práctica?

Enlaces de interés

Para seguir aprendiendo en el arte de estar presentes y estabilizar nuestra mente, te recomiendo este curso online y gratuito que hemos creado:  https://formacionsatori.wordpress.com/

 

La sabiduría oculta bajo un golpe de puño en la mesa

En cierta ocasión viví una experiencia con un compañero de trabajo que me tocó especialmente y quiero compartir. Pongamos que mi compañero se llama Alberto.

Alberto trabajaba en una ingeniería desde hacía 15 años. Por requisitos de su trabajo era habitual que viajara por todo el mundo. Las estancias fuera de casa podían durar desde una semana hasta un par de meses. Hacía dos meses que fue padre por primera vez. Justo aquel día que Alberto y un servidor entramos en la sala de reuniones hacía dos meses del nacimiento de su pequeña. El embarazo de su mujer y el nacimiento de su hija le hicieron cambiar su enfoque hacia el trabajo. En concreto, en estos últimos meses llevaba muy mal lo de tener que viajar. De repente el director técnico entró en la sala y cerró la puerta con firmeza. Empezó a explicar la situación actual y la previsión para el próximo mes. Llegó el momento en el que se dirigió a Alberto. Le indicó que tendría que ir un mes y medio a Perú para hacer una puesta en marcha en la fábrica de un cliente. Noté como Alberto se tensaba. Sus manos se cerraron y tensaron. Dejó de mirar al director y empezó a dibujar garabatos en una hoja. Permanecía en silencio mientras escuchaba. De repente, Alberto se levantó y dio un golpe de puño en la mesa. Soltó una especie de gruñido y se fue de la sala. Se provocó un silencio interminable dentro de la sala. Al cabo de un rato, el director nos preguntó si sabíamos que había pasado.

Hago una pausa en el relato y hago unos comentarios. Normalmente estos actos los solemos juzgar como no adecuados o no apropiados. Estoy totalmente de acuerdo, su comportamiento no fue nada adecuado. Pero desde siempre he tenido la curiosidad por entender el comportamiento humano. Estuve un buen rato reflexionando sobre qué podía haber pasado en el mundo interno de Alberto para reaccionar de aquella manera. Supongo que el haber estado tantos años interesado en estos temas y haber hecho mis propios procesos de auto-indagación, me sirvieron para llegar al momento ‘Eureka’ que viví. Fue un momento en que lo vi claro. Sabía que había algo positivo detrás de aquel comportamiento. Había algo que se me escapaba. Me salí del camino convencional de etiquetar aquel acto como inapropiado y quise indagar otras vías. Así que localicé a Alberto y le pregunté directamente: “¿Qué beneficios te puede traer el hecho de haber picado en la mesa?” Me miró con cara de incredulidad y contestó que gracias a ese comportamiento seguramente lo echasen. De nuevo le volví a insistir: “Esto que me contestas es algo negativo. Quiero saber qué puede venir positivo gracias a esta acción de picar en la mesa” . Se quedó unos minutos callado y no supo qué contestar. No volví a insistir más.

Al día siguiente se acercó a mi y me preguntó si podíamos salir a dar una vuelta. Accedí y salimos a la calle. Cuando llegamos a una zona menos transitada me confesó algo muy especial. Sus ojos estaban brillantes y le caía alguna lágrima.  Me comentó que ya tenía la respuesta. Le había venido justo esta mañana mientras se despedía de su hija y mujer. “El sentido positivo de mi golpe de puño en la mesa era para evitar tener que viajar a Perú por lo del curro. Quiero muchísimo a mis dos tesoros y no quiero separarme de ellas”. Después de escucharle con toda mi atención me salió un “Guauuu” de admiración ante aquellas palabras. Era un privilegio haber presenciado aquello en directo. Nos dimos un abrazo y nos agradecimos haber estado presentes en aquel momento tan especial.

De camino al trabajo me vino otra pregunta: “Ahora que ya sabes la intención positiva del golpe, ¿se te ocurre otra manera para llegar a obtener el mismo objetivo?” Alberto me comentó que le venían varias ideas. Por ejemplo charlar a solas con el director y disculparse por lo ocurrido. Posteriormente, transmitirle con tranquilidad sus inquietudes y tratar de llegar a un acuerdo. Alberto estaba muy animado mientras me lo explicaba. De forma recurrente se preguntaba cómo no lo podía haber visto antes.

Soy consciente de que las historias no siempre acaban igual de bien que las pelis de Disney. Sin embargo en esta ocasión acabó muy bien para Alberto, para sus compañeros y su director técnico. Llegaron a un acuerdo de eliminar los viajes durante el primer año de vida de su hija. Los siguientes años hizo viajes más breves y próximos.

Esta experiencia junto a otras me han dado mucha esperanza y confianza en que las personas tenemos infinidad de recursos para resolver los retos que se presentan a diario. ¿Qué sucede si intentamos resolver los retos sin darnos un tiempo, sin escuchar a nuestro cuerpo, sin esperar a que emerja una solución más sabia? Nos ocurre lo mismo que a Alberto. ¿Cómo poder actuar de una forma más sabia? No es fácil ni inmediato. Bajo mi opinión y experiencia requiere cierta práctica. Si es para ti una prioridad tu salud y bienestar. Si estás dispuesto a dedicar un tiempo y compromiso en tu crecimiento personal, comparto este curso contigo. Es un muy buen punto de partida para que mejores la habilidad de parar, respirar y dar respuestas más sabias a los retos de la vida. Las respuestas no van a venir de mi parte, van a surgir de ti. Para acceder al curso puedes hacer clic en la siguiente imagen:

dvdcasestack

 En este vídeo tienes una breve introducción sobre el funcionamiento del curso:

video

 

 

 

 

Estar presentes mejora nuestra felicidad

Estar presentes mejora nuestra felicidad

¿Y si nuestra felicidad no dependiera tanto de lo que estamos haciendo? ¿Y si resulta que es clave el grado de atención que estamos poniendo en la tarea que estamos haciendo? En esta genial Ted Talk, Matt Killingsworth nos presenta un experimento que se llevó a cabo y algunas conclusiones:

video

 

También aprovecho el post para ofrecerte varias alternativas sobre cómo entrenar nuestra presencia ante cualquier situación cotidiana:

  • Prácticas móviles (prácticas que puedes realizar en cualquier contexto, también conocida como práctica informal)
    • Despertarse y fijar objetivos para el día → Link
    • Escucha activa y presente → Link
    • Resultados de la práctica del Mindfulness → Link
    • ¿Qué sucede mientras practicas? → Link
    • Cuentos, reflexiones y metáforas (texto 1º) → Link
    • Mindfulness en transporte urbano → Link
    • Mindfulness en el aula: ¿qué me sucede aquí y ahora? → Link
    • Conciencia en el uso del correo electrónico → Link
    • Práctica con las llamadas telefónicas → Link
    • Uso consciente del móvil → Link
  • Prácticas estáticas (prácticas que se realizan en un lugar tranquilo y en una postura estática: sentado, tumbado, etc. También conocida como práctica formal)
    • Curso básico (en español y creado por nuestro proyecto Formación Satori) online y gratuito para que te inicies en la práctica de la atención plena (Mindfulness) → Link
    • Curso de MBSR – Mindfulness Based Stress Reduction – totalmente gratuito y online creado por Dave Potter (instructor totalmente acreditado por la University of Massachusetts Medical School). Lo he cursado y he utilizado muchos de sus materiales en formaciones que he impartido. Me parece un material sobresaliente y creado con muchísimo amor. El curso está disponible en inglés y español:
  • Libros
    • Una excelente selección de libros de mindfulness. Extraído del curso Palouse Mindfulness → Link
  • Webs
    • Excelente página en español con infinidad de recursos para profundizar en el mindfulness → Link

 

 

 

 

ENCUENTRO CON UN SER ILUMINADO EN EL METRO

Esta mañana, mientras esperaba el metro en la estación de Clot (Barcelona), me llamó la atención un ser muy especial. Él estaba sentado, observando a todo el mundo que estaba en el andén. La mayoría de personas estaban de cuerpo presente y de mente ausente. Yo observaba a ese ser tan curioso. Su mente y cuerpo estaban en el mismo lugar, sin duda. No perdía detalle del resto de personas. Hubo un momento en que una amiga suya le empezó hablar y este ser misterioso se centró en escucharla plenamente. En unos minutos la chica empezó a atender su móvil. Primero reía, después tensó su rostro. Y así continuó unos segundos. Su amigo no perdía el contacto visual con ella. Mientras tanto, observando al resto de personas, vi que la mayoría estaban inmersos en sus pantallas. Gente que milagrosamente no chocaba con el resto. Que, justo antes del impacto, levantaban su mirada y reconocían el obstáculo que les impedía avanzar. Incluso había alguno que insultó a una papelera. Era curioso ver aquel baile de personas en la estación de metro. Cuando volví a situar mi mirada sobre aquel ser, me volví a maravillar. En ese instante estaba comiendo mientas su amiga chillaba a su teléfono móvil. Comía de una forma muy curiosa. Mientras masticaba cerraba sus ojos de vez en cuando. Parecía que su manjar le estaba encantando. Mientas comía parecía como si el tiempo se hubiese parado. Todas las distracciones del entorno no le impedían disfrutar de su comida.

Este momento mágico pronto acabaría. En los paneles informativos indicaron que faltaban 45 segundos para que llegase el metro que me llevaría al trabajo. El metro llegó, me ubiqué en la ventana que quedaba más cerca de aquel ser. Quería aprovechar los últimos segundos para contemplar su presencia. El metro empezó a moverse y justo en el momento que estuve más cerca de él, pude saber su nombre. Se llamaba Tobi, lo pude leer en su collar.

Germán Ramos Torrecillas.